Jinotepinos festejan solemnidad de Jesús Sacramentado

Raúl Lenin Rivas
Sunday 8 de January 2017
 Jinotepinos festejan solemnidad de Jesús Sacramentado

En un recorrido por las principales calles de Jinotepe, el pueblo católico de Carazo celebró este domingo la solemnidad de Cristo Rey, festividad en la cual también se conmemora el bautismo de Jesús.

Pasadas las 2:00 de la tarde de este 8 de enero, los fieles acompañaron al Arzobispo de Managua, Cardenal Leopoldo José Brenes Solórzano en esta procesión que salió de la parroquia de San Antonio de Padua y culminó en la parroquia Santiago Apóstol, donde se ofició una misa campal.

El Cardenal Brenes aseguró que esta celebración religiosa es una forma de acercar a las familias católicas de Carazo la solemnidad de Jesús Sacramentado que se realiza el primero de enero de cada año, fiesta que se ha establecido para el segundo domingo de enero y que concluye con una peregrinación en la ciudad de Masaya el último domingo del corriente mes.

"Hoy todas las parroquias del departamento de Carazo, convocadas por este servidor, nos reunimos para celebrar está procesión del Santísimo Sacramento para agradecer al Señor por sus bondades del año que termina y también pedirle bendiciones para este nuevo año que estamos iniciando", manifestó Su Eminencia.

Humberto Jarquin declaró que para los fieles católicos, la procesión de Jesús Sacramentado representa nuevas esperanzas y retos, pero sobre todo mantenerse en la fe para que Cristo nos guíe en nuestras vidas.

“Hoy estamos celebrando la gran procesión de Cristo Rey, porque es de donde proviene nuestra vida, de la Santa y Divina Misericordia”, comentó Martha Lorena López.

“Asi empezamos el año con nuestro Padre Celestial, que está con nosotros en todo momento, en los momentos de alegría, en los momentos de tristeza y Él es quien nos da la fortaleza necesaria para podernos levantar cada día y por eso me siento bien orgullosa de participar de esta procesión”, dijo Adelina Ochoa Rosales.

Por su parte, Sofía Velásquez aseveró que con esta solemnidad como pueblo católico están avivando y confirmando su de, respondiendo al llamado del Señor para caminar junto a los obispos y sacerdotes.