Compromiso Gobierno-OEA trasciende a lo coyuntural y mediático

Por: Rvdo. Miguel Ángel Casco González
Friday 3 de March 2017
Compromiso Gobierno-OEA trasciende a lo coyuntural y mediático

El Diálogo Institucional establecido entre el Gobierno de Nicaragua y la Organización de Estados Americanos (OEA) es un proceso que se desarrolla dentro del marco de respeto a nuestra Constitución y a los Instrumentos del Sistema Interamericano. Los resultados que de ahí se desprenden sin duda alguna vienen a fortalecer nuestra joven democracia, nuestro sistema electoral y nuestra institucionalidad. El texto mismo del primer informe de la Mesa de Conversación e Intercambio Constructivo se establece con claridad meridiana que uno de los objetivos donde hay un compromiso de consenso es “apoyar el fortalecimiento de las instituciones democráticas del país de acuerdo a los compromisos del Estado de Nicaragua con los instrumentos normativas del Sistema Interamericano y su ordenamiento jurídico interno”.

Y en el Articulo I del Memorándum de Entendimiento firmado por ambas Partes y dado a conocer el 28 de Febrero se reafirma y se ratifica que el objetivo de este Memorándum es: “establecer un marco regulatorio entre las Partes para impulsar y acompañar esfuerzos dirigidos al fortalecimiento institucional político-electoral de la República de Nicaragua.

El fortalecimiento institucional es la columna vertebral de lo trazado, en cuya ruta tanto el Gobierno de Nicaragua como la Secretaria General de la OEA están dando pasos concretos y precisos sin caer en la agonía mediática de quienes pretenden que todos los cambios sean obra de magia o a su manera para complacerlos.

En este sentido lo planteado en el Memorándum de Entendimiento y en los otros dos documentos no es una respuesta coyuntural o cortoplacista; es un planteamiento que contiene una visión de consolidación a mediano y largo plazo. En ninguna parte del mundo las acciones de fortalecimiento de los sistemas democráticos se realizan por decretos o de manera mágica de la noche a la mañana, estos deben ser el producto de procesos serios y profundos.

En nuestro caso no se está partiendo de cero, ya tenemos pilares en los que se fundamenta y se construye nuestra democracia nicaragüense. Lo que se busca es avanzar en el perfeccionamiento de nuestras instituciones y de nuestro sistema democrático y es ese proceso de construcción de nuestro diseño o modelo democrático donde todos los nicaragüenses estamos llamados a participar activamente, proceso en el cual nuestra democracia participativa y representativa se consolida.

Por consiguiente, la defensa de nuestro sistema democrático también es tarea de todos y todas, por ende es necesario el abocarnos a nuevos procesos de modernización y de apertura, siempre y cuando en dicho ejercicio electoral los derechos conquistados por el pueblo no sean vulnerados por estrategias internas y foráneas que con diversas estratagemas pretenden debilitar, desacreditar y de serles posibles hasta destruir las bases de nuestra democracia.

Somos un pueblo en marcha y en ese caminar consolidamos nuestro presente y afianzamos nuestro futuro.

*Presidente de la Coordinadora Evangélica y de la Comunidad de Fe.

Comentarios