Santiago de Chile, bajo la nieve

Agencias
Por: Agencias
Monday 17 de July 2017
Santiago de Chile, bajo la nieve

Santiago, la capital de Chile, vivió el fin de semana del 15 y 16 de julio una de las mayores nevadas de la historia del país, que dejó a la urbe completamente cubierta de blanco.

Numerosos residentes vieron sus desplazamientos alterados, debido a la gran cantidad de caminos bloqueados por las precipitaciones, al tiempo que las autoridades constataron la caída de numerosas líneas de alta tensión, lo que dejó a gran cantidad de hogares sin suministro eléctrico.

Decenas de miles de personas se quedaron sin electricidad en la zona metropolitana de Santiago, donde la nieve llegó a acumulaciones de 40 centímetros en algunos sectores, según la Oficina Nacional de Emergencia.

Santiago

Ciudad paralizada

La ciudad resultó virtualmente paralizada, ya que no se encuentra preparada para recibir tal magnitud de nieve. En general, con excepción de la región de la Patagonia, en el extremo sur del continente, la mayoría de los pobladores de América Latina no están habituados a las nevadas.

Los residentes se despertaron el sábado con la sorpresa de encontrar su ciudad cubierta de blanco y hacia última hora del domingo numerosos hogares permanecían a obscuras.

El servicio meteorológico chileno dijo que se trató de la mayor nevada en la capital del país en los últimos 46 años.

Numerosos eventos deportivos, entre ellos varios partidos de fútbol, el deporte más popular en Chile, debieron ser suspendidos ante las condiciones climáticas adversas.

Santiago

Una persona fallecida

Las autoridades confirmaron el deceso de al menos una persona, que murió por un presunto ataque cardíaco mientras intentaba limpiar una acumulación de nieve y hielo. Otras dos personas resultaron heridas al tocar un cable de electricidad caído por efecto del temporal.

En la capital, la mayoría de los comercios en las zonas más afectadas permanecieron cerrados durante el fin de semana, mientras las autoridades recomendaron a los habitantes evitar los desplazamientos y permanecer en el interior de las viviendas.

Las imágenes difundidas por los medios de comunicación y por los particulares a través de las redes sociales mostraban calles y edificios cubiertos de blanco, en una postal inusual para la capital chilena.