La mágica ciudad de Granada se prepara para una nueva oleada de viajeros

Carlos Fernando Álvarez
Friday 10 de November 2017
La mágica ciudad de Granada se prepara para una nueva oleada de viajeros

La Granada Colonial atrae a miles de turistas a partir de estos días con sus mágicos paisajes y su creciente y sofisticada oferta hotelera. El color de la ciudad, combinado con la historia y las bendiciones naturales, hacen de este puerto turístico por excelencia una opción a considerar en estos últimos dos meses del año y los inicios de 2018.

Acercándose la temporada alta, son muchos los preparativos que los hoteles hacen para recibir a un mar de viajeros, nacionales e internacionales que buscarán conocer — o redescubrir en muchos casos — una ciudad de mil historias y la elegancia barroca preservada tras el pasar de los tiempos.

Ahondar en opciones sería aventurarse en un trabajo demasiado extenso, sin embargo, ofrecemos una breve o quizás básica guía, que podría servir para decidir sobre hacer un turismo de menos a más relajado.

El Volcán Mombacho

Granada tiene mucho de esa atractiva oferta “de entre lagos y volcanes” que caracteriza a la nación asentada justamente en el centro de las Américas.

En el volcán Mombacho, se puede disfrutar una vista espectacular, senderismo, canopy, rapel por un lado y de un merecido descanso a la orilla de maravillosos cráteres, con un clima espectacular acompañado de café de primera calidad por el otro.

“Nuestra oferta está basada en turismo de naturaleza y aventura, con enfoque sostenible. Aquí en esta hacienda El Progreso, donde nace el Café Las Flores, ofrecemos el tour del café de una manera interactiva, de modo que el turista pueda participar de la actividad y pueda llevarse una vivencia del sitio, él puede cortar, procesar el café hasta finalizar con una degustaciónd el café de exportación que nosotros producimos”, explica Máximo Bonilla, de Café las Flores, donde hay que hacer una estación obligatoria a la mitad del camino.

De camino a la cima, se debe atravesar un sendero adoquinado donde cabe solamente un vehículo, ya sea de subida y o de regreso. Esta situación es óptima para disfrutar del espeso follaje entre el que se ve corretear a monos y aves.

No obstante, también se puede hacer senderismos categorizados por su dificultad, que se ajusta para cualquier gusto.

Estadía original en la ciudad

Otra opción es descansar un poco en la ciudad en hoteles de larga tradición, o bien en aquellos diseñados para los “nómadas” como es el caso de Selina, una franquicia de origen panameño que se asentó hace un par de semanas en el centro de la ciudad.

De acuerdo a Bertha Pineda, Selina vende una oferta completamente nueva. “No es un hotel, aquí no solamente venís a dormir sino que venís a recrearte, venís a trabajar, venís a comer sano, venís a hacer actividades wellness”, detalla.

El espacio decorado de la mano de artistas nacionales, tiene áreas como playground, bar y restaurante, un área de coworking orientada a inversionistas que interactúan alrededor del mundo.
Selina cuenta con 70 habitaciones y dorms, entre las que se distribuyen 270 camas.

La elegancia del Hotel Colón

Sobre la misma manzana central, el Hotel Colón se roba la atención de un segmento turístico de mayor altura y vive una constante evolución para satisfacer su demanda.

Precisamente Xochilt Aguirre, Gerente General del hotel, apunta a que este año suba un 5% la ocupación respecto al año pasado, y para tal fin, están concluyendo todo el mantenimiento previsto.

“Es un lugar privilegiado. En el centro de la ciudad es un lugar impecable, es un lugar limpio, es un lugar con servicio extraordinario”, asegura el alemán Julius Rubakoi, quien además opina que conjuga a la perfección con los colores de la ciudad. “El encanto, el embrujo es la mezcla entre la arquitectura colonial, luego la luz. La luz es algo impresionante que fascina a todo mundo”, agrega.

El Hotel Colón cuenta con 27 habitaciones con todas las comodidades y modernidades requeridas por los más exigentes y un bar recientemente renovado.

La Gran Francia

Otro lugar que preserva gran parte de la historia de Granada es la Gran Francia. Una gran casa colonial de 1854 que conserva elementos de cuando fue habitada por el filibustero William Walker.
La demanda de este hotel es amplia por su significado y por ser destino turístico de turistas procedentes de Costa Rica. Tanto así, que Grisel Camile, gerente general del hotel, indica que está completamente lleno desde hace varias semanas.

“En Nicaragua tenemos la idea que es uno de los mejores lugares donde podemos exponer la cultura y la historia del país y evidentemente por todo lo que podemos ver. Prácticamente la ciudad tiene mucho por ofrecer, por eso es que venimos desde Costa Rica”, explica Dixon Núñez, guía turístico costarricense, quien indica que realizan hasta tres viajes la semana con tres buses con 54 pasajeros cada uno.

Hotel de lujo en una isla

Un paquete completamente distintivo es el que ofrece el Reith Lake, un hotel cuatro estrellas y en busca de conseguir la quinta, que se asemeja a un castillo colonial y desde el que se pude disfrutar la vista al imponente Mombacho y infinito a la vista lago de Nicaragua, todo desde la perspectiva que ofrece una de las isletas de Granada.

Además se puede disfrutar de actividades desde kayak, hasta un paseo en el Yate más costoso que flota sobre las aguas del Cocibolca, o bien, rentarlo por un día completo para visitar otros destinos como la Isla de Ometepe o la Zapatera.

Jürguen Flores Johanes, Gerente Genral, explica que ofrecen paquetes para cualquier cantidad de personas en el hotel que tiene con salones para eventos con aire acondicionado y un restaurante especializado en platillos nacionales e internacionales.

Mientras que el Yate, con dos habitaciones, aire acondicionado, cocina, televisión y sistema de sonido, está autorizado a transportar hasta 16 personas, ocupando por supuesto el área exterior que puede ser cerrada por una cortina impermeable transparente y gozar allí también del aire acondicionado.

“Encontramos una necesidad al ver tanto esplendor y los dueños no dudaron a la hora de encontrar una isla tan bella de edificarla y hacer realidad el sueño de un visitante. Pasar con todos los lujos y todo el confort que se necesita alrededor de tanta naturaleza”, precisa.

Las miradas apuntan siempre a la Gran Sultana como punto de partida para emprender el viaje entre la gran amalgama cultural y medioambiental que ofrece Nicaragua.

Sin embargo, cuando los ojos se fijan nuevamente en la ciudad, siempre hay algo nuevo que sorprende y aporta una pincelada nueva al cuadro que se va pintando en la mente y el corazón con cada visita.

granada

granada

granada

granada

granada

granada

granada

granada

granada

granada

granada

granada

granada

granada

granada

granada

granada

granada

granada

granada

granada

granada

granada

granada

granada

granada

granada

granada

granada

granada

granada

granada

granada

granada

granada

granada

granada

granada

granada

granada

granada

granada

granada

granada

granada

granada

granada

granada

granada

granada

granada

granada

granada

granada

granada

granada

granada

granada

granada

granada

granada

granada

granada

granada

granada

granada

granada

granada

granada

granada