Asamblea Nacional aprueba Presupuesto General 2018

Pedro Ortega Ramírez
Tuesday 5 de December 2017
Asamblea Nacional aprueba Presupuesto General 2018

La Asamblea Nacional aprobó este martes el Presupuesto General de Ingresos 2018,  que asciende a C$80,773.2 millones y supera en $7,667.1 millones el presupuesto de ingresos modificado 2017, lo que muestra un incremento de 10.5% y alcanzará niveles de 17.5% del PIB, según las proyecciones establecidas por el Gobierno Sandinista.

El dictamen aprobado resalta que este presupuesto de ingresos 2018 presenta una cobertura del 92.7 % del Presupuesto General de Egresos.

La mayor recaudación proviene de los ingresos tributarios (impuestos), que alcanza el monto de C$75,380.9 millones, lo que representa 93.3% del total de los ingresos y con un incremento de C$7,326.7 millones con respecto al 2017.

En relación al Presupuesto General de Egresos, este asciende a C$87,125.6 millones, con un crecimiento nominal de 8.2% respecto a 2017 modificado y con una proporción del PIB de 19. 0%, lo que es menor al del año pasado.

El déficit será financiado a través de las cooperaciones externas de donaciones y desembolso de préstamos.

Durante la lectura hecha por los diputados, se resaltó que el gasto de capital de este presupuesto se incrementa en 12.5% y el Programa de Inversión Pública lo hace en 18. 9%, en relación al presupuesto modificado, lo cual mejora la calidad del gasto público.

El vicepresidente de la Comisión de Producción, Presupuesto y Economía, compañero José Figueroa, subrayó que "el presupuesto sigue estando orientado a incrementar la infraestructura pública y su equipamiento, con énfasis en los sectores

de viabilidad, salud, educación, agua y saneamiento y para el financiamiento de inversiones en los diferentes municipios del país, así corno a mejorar la calidad y cobertura de los servicios educativos, salud, el acceso de agua potable y saneamiento y fortalecer la seguridad ciudadana y la lucha contra el narcotráfico".

En este proyecto presupuestario se continuarán garantizando los subsidios que están orientados a proteger el ingreso real de la población más vulnerables y se fortalecerán acciones enfocadas a revisar y racionalizar de forma gradual, priorizando las de mayor impacto y rentabilidad social.