Pueblo mariano se desborda por Managua para celebrar La Gritería

EPP
Thursday 7 de December 2017
Pueblo mariano se desborda por Managua para celebrar La Gritería

Miles de nicaragüenses de los barrios orientales de la capital, han salido a las calles a celebrar la tradicional Gritería en honor a la Virgen Inmaculada Concepción de María.

Familias enteras se ven caminando dirigiéndose a los altares que las pobladores han eregido para darle gracias a la Madre Santísima por todas las bendiciones recibidas durante todo el 2017.

En el barrio El Riguero, por más de 30 años doña Blanca Miranda, ha celebrado La Gritería. Ella heredó la tradición de su madre y hoy sus hijos y nietos se involucran en esta hermosa celebración mariana.

El altar de esta familia recibió más de un centenar de devotos que cantaron y honraron a la Virgen María.

A la par de la vivienda de doña Blanca Miranda, está la casa de la familia de Byron Delgado,que por primera vez celebró La Gritería.

Don Byron dispuso de un grupo musical que acompañaba a las familias que cantaban los cánticos marianos.

La Virgen María es nuestra abogada, la Madre de Jesucristo, de todos nosotros y eso hay que celebrarlo y honrarla, desde que nos da la vida nos hace el milagro, debemos celebrarla con devoción, fervor y gozo”, dijo Byron.

Entre la gran cantidad de personas que celebraron La Gritería, se encuentra doña Jessica del Carmen Rivas, que desde Matagalpa se trasladó a Managua con 8 miembros de su familia, para no perderse esta tradición que lleva más de 160 años.

Todos los años venimos a cantarle a La Purísima, por eso nos venimos desde Matagalpa y para nosotros es muy importante porque le damos la gracia a la Madre nuestra, que es la madre de Jesús”, dijo Rivas.

En cada una de las purísimas, las familias con mucho esmero entregaron la gorra tradicional, compuesta por cañas, naranjas, cajetas, gofios, en otras entregaron arroz a la valencianala chicha de maíz, panitas, manzanas.

Alexandra D´Trinidad Arce, manifestó que la Gritería es una de las fiestas católicas más lindas, por eso en cualquier circunstancias la celebra en su hogar.

Ya tengo varios años, nos da una gran alegría andar en la Gritería, acompañara a mis hijos e inculcarle la devoción por la Virgen”, dijo Jenny Mercado, del barrio Reparto Shick.

Con la virgen estamos muy agradecidos, nos concedió un milagro y por eso desde hace 4 años celebramos la Gritería”, dijo Marta Dávila del antiguo barrio Campo Bruce.

En Monseñor Lezcano

Mientras tanto, en el barrio Monseñor Lezcano los más tradicionales han elaborado altares coloridos y luminosos, repartiendo la gorra que en muchas ocasiones son granos básicos o dulces tradicionales.

Cómo es carácteristico de la capital, los grupos se ordenan en filas para dedicar varios cantos marianos, sonando matracas o tamboretas, mientras los anfitriones ponen música de marimba y lanzan cohetes al aire.

Erick Ortez refirió que les es grato compartir los dones que han recibido en el año, sobre todo, por compartir con el pueblo algunos granos básicos y alimentos con lo que siente que puede ayudar a los que cuentan con menos recursos.

Sabemos que hay gente que no llega a tener la suficiente comida en sus casas  y tratamos de dar un poco de lo que tenemos”, señaló.

Jessica Rizo, del mismo barrio, coincidió en que este es un momento de dedicar a la Virgen un gesto de solidaridad.

Nosotros nos sentimos bien bendecidos porque tenemos para dar a la gente más necesitada. Nosotros entregamos todas las bendiciones que Dios nos regaló todo el año, trabajo, frutos, todo”, confirmó.

Alegría en barrios del Distrito Uno

Alegría, tradición y fervor se vivió en los barrios del distrito I, donde las familias celebraron con amor a la Purísima Concepción de María, fiesta popular y religiosa que vuelca a los miles de creyentes católicos que en pequeños grupos se disponen a recorrer las viviendas donde se instalan altares a la Virgen y reciben por parte de los promesantes el tradicional brindis o gorra.

La familia de Norma María Pérez, cuenta con más de diez años de tradición y junto a su familia, ahorran dinero durante todo el año de tal manera que cada siete de diciembre tiran la casa por la ventana en saludo a la Purísima.

Soy muy devota de la virgen porque es la intercesora ante Dios, le debo tantos favores a la virgen y al realizar la Purísima, estamos retribuyéndole un poco de todo lo que nos concede en el año. Esta es una fecha especial porque junto a mis hijos compramos el brindis y lo compartimos con las familias que vienen a cantarle a la virgencita”.